Google+ Followers

lunes, 11 de mayo de 2009

Al camarada Silvio Rodríguez, trovador de la revolución cubana


Camarada Silvio Rodríguez: La música no tiene fronteras, las fronteras están hechas para las personas. Si bien es cierto que tu música trasciende las fronteras de la patria cubana tú no corres con la misma suerte, y por eso te negaron la visa norteamericana. Quéjate…y duro! Grita para que todo el mundo te escuche! Acusa a la poderosa nación del Norte y diles lo que se merecen: “La realidad grita que cada vez deben ser menos estos brutos, pero de alguna forma esa minoría todavía impera y manda”, llena de tu monserga las páginas del Granma o de cualquier otro pasquín requeterevolucionario de esos que obligan a los cubanos de la isla a escuchar tus lamentos porque son los lamentos que le convienen a los Castro que se oigan en la isla. Al menos tú puedes gritar para denunciar al gobierno de Obama; otros no han tenido la misma suerte para denunciar la dinastía de Fidel y ahora de Raúl… y precisamente por negarles el permiso de salida de Cuba. A quién le gritan todos los balseros que han perdido la vida en el trayecto marítimo hacia esa “minoría de brutos” como tú la llamas? Tú crees que en una nación con plenas libertades hace falta que la gente se lance al mar a sabiendas que sus vidas corren gravísimo peligro y no obstante decidan que el riesgo vale la pena? Y los presos políticos cuyo crimen es pensar diferente a lo que los Castro les han dicho que piensen… a quién le gritan?, y si gritan… quién les oye? En un país con plenas libertades son necesarias “Las Damas de Blanco”? Porqué crees que de las delegaciones cubanas que salen a representar al país siempre regresan menos de los que salieron? En un país con una economía sana es necesario cerrar “El Hurón Azul” o que las mujeres tengan que cortar fundas y sábanas para hacer compresas porque no hay toallas sanitarias? (gracias por los datos del blog de Yoani) o que cuando algún personaje empieza a tener alguna relevancia que pueda competir con la “popularidad” de los Castro, súbitamente desaparezca de la escena pública como Carlos Lage o la forzosa desaparición (desapareció frente a un pelotón de fusilamiento) del general Arnaldo Ochoa, con la sempiterna excusa de ser “traidores a la revolución”? Tú crees que un país digno y orgulloso como Cuba tenga que tragarse su dignidad y su orgullo y vivir como chulo de barrio viviendo a costillas del dinero venezolano, regalado descaradamente por el clon venezolano de Fidel, porque, si a ver vamos, de que otra manera hubiera sobrevivido Cuba en la “situación especial” en que se encuentra? “Es preferible morir de pie a vivir de rodillas”, aquí le concedo toda la razón al Che pero, camarada Silvio, no te has dado cuenta que no estás precisamente de pie frente a Fidel y ahora a Raúl sino que te tienen, a ti y a todos los cubanos de la isla en “cuatro patas” (peor que de rodillas), y con el “unicornio azul” apuntando con el cuerno precisamente allí donde te imaginas (y ni preguntar por la vaselina o el petrolato, que no se consigue)? No voy a negar que tu trova también encendió mi conciencia política en el paso por la universidad, allá por los 70, y en ese período de juventud rebelde por el cual todos pasamos, yo también leí “las venas abiertas de América Latina”, “para leer al Pato Donald”, “El manifiesto comunista” junto a otros títulos de una literatura que se puso de moda en Venezuela impulsada por el resultado de las aventuras de la Sierra Maestra y la imagen romántica de un Camilo Cienfuegos y de un Ernesto Guevara que como un “El Zorro” revolucionario peleaban contra la injusticia y la opresión (que por cierto, ahora es que vengo a conocer la diferente y cruda realidad que se esconde tras estos “paladines” y su incontrolable sed de sangre). Camarada Silvio, porqué te quejas de que los Estados Unidos no te haya permitido viajar al homenaje de Pete Seeger si tú eres el “estandarte musical” de un régimen contrario a los Derechos Humanos Fundamentales (y no me vengas con el cuento de que Cuba ha firmado acuerdos de la ONU en esa materia, porque por cierto, su cumplimiento ha quedado condicionado al levantamiento del embargo, es decir que mientras no se elimine el embargo, pues no se cumplen!!! Tal vez una de las últimas “brillantes” tareas de Pérez Roque antes de ser acusado de traidor a la revolución y pasado al retiro forzoso). Camarada Silvio, deberías sentirte orgulloso porque el símbolo de todo lo que has odiado y contra lo que ha cantado tu trova, Estados Unidos, te haya negado el permiso. Es mas, extraño es que hayas querido ir a los Estados Unidos… no será que también tienes ganas de usufructuar la política de los pies secos; que Pete Seeger es solo la excusa para convertirte en “gusano” con todo y las orejitas de Mickey Mouse?, no, me imagino que no. Una persona fiel a la revolución castrista, que ha vivido mejor y distinto que el resto de los cubanos de la isla no puede abandonar ni morder la mano que le da de comer. Yo seguiré oyendo tu trova, no te preocupes que no has perdido un “fan”. Pero seguiré prefiriendo y apoyando la anti-trova; la que no se oye; la de los gritos sordos de los presos políticos, la de las quejas de las amas de casa limitadas a las tarjetas de racionamiento, la de los balseros que llegaron y de los que quedaron en el trayecto, la de “Las damas de blanco”, la de una Cuba pluripensante, pluripartidista, la de una Cuba en libertad verdadera y no la de “en cuatro patas y con el unicornio azul detrás”. Quienes quieran tomarse la molestia de leer la (casi plañidera) carta que escribió el camarada Silvio Rodríguez en cubadebate, vean aquí

2 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Me da mucho gusto hacerte entrega del Premio "11 de abril 2009", una fecha de especial significación para los venezolanos que luchan por la libertad.
Cordiales saludos
http://www.marthacolmenares.com/2009/05/10/entrega-del-premio-11-de-abril-2009/

Anónimo dijo...

¡Gracias Yoani! ¡Gracias Bush, Sr.!¡Gracias Bush, Jr.!¡Gracias, hermoso país del norte!

Archivo del blog