Google+ Followers

sábado, 1 de enero de 2011

2011








POR UNA CUBA LIBRE Y DEMOCRATICA

martes, 28 de diciembre de 2010

El Vicario de La Habana.... esta delirando


Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal hizo esta declaración en la sede del Obispado de Cienfuegos, en la inauguración del Aula Félix Varela:

"Hay que conocer el marxismo, porque llegará el momento en que no haya un gobierno marxista en Cuba, declaró esta semana Monseñor Carlos Manuel de Céspedes García-Menocal en la sede del Obispado de Cienfuegos, en la inauguración del Aula Félix Varela, concebida como un espacio para la fraternidad entre los cubanos, informó Radio Martí.
Céspedes, Vicario General de La Habana, habló a los presentes de Varela y de Cuba, “una Cuba que es nuestra Patria y nuestra tarea… una tarea que la tenemos que hacer nosotros, los cubanos, o no vendrá nadie a hacerla, porque esta es nuestra casa, nuestra casa Cuba…”
Recomendando la lectura de las obras de Varela, en especial sus Cartas a Elpidio y sus escritos publicados en El Habanero, Carlos Manuel habló de esperanza, de mucha esperanza, una prédica que consideró una de las necesidades de nuestra sociedad, actual y futura, y de lo imprescindible de que el aula recién inaugurada no se limitara a los católicos sino que estuviera abierta a todos los cubanos.
Y habló de los masones… “Este país es impensable sin los masones, para entender Cuba hay que conocer la masonería…”
Y de los marxistas… “Hay que conocer el marxismo, porque llegará el momento en que no haya un gobierno marxista en Cuba, pero ellos (los marxistas) no pueden quedar fuera de esa Cuba futura…” y de los cultos sincréticos, y de los protestantes, y de San Facón… y de Dulce María Loynaz y de Lezama Lima.
Y siguió hablando de Cuba, siempre Cuba… “Cuba es la que es, y con esa Cuba tiene que trabajar el Aula, abierta a la realidad para dialogar, y entender los desacuerdos, sus motivaciones… y vivir con ellos, hay que vivir con los desacuerdos, hay que trabajar en comprender al otro…”
Por si las dudas, Carlos Manuel expuso su criterio de lo difícil que veía la canonización de Varela, evocando al viejo Obispo Domínguez, quien percibía a Varela como un incendiario en su momento por lo que consideraba muy difícil el proceso a su favor.
Ante una de las preguntas de los asistentes Monseñor expresó su apreciación de que hay voluntad de cambio en Raúl Castro y en sus más cercanos colaboradores, cambios que consideró que serán lentos, pasito a pasito, hacia una Cuba que no será un paraíso, algo que nunca fue, resaltó Monseñor, pero que deberá ser… un país aceptable, donde todos quepan.
En su criterio existen tres posibles soluciones en materia constitucional para esa Cuba futura: la del 40 mejorada, la del 76 con sus modificaciones incluidas, pero también mejorada o una nueva Constitución. Cualquiera de estas soluciones será posible pero sin prisa, alertó Monseñor."
 ---------------------------------
Y nos preguntamos.......
Una nueva Constitucion hecha por la Iglesia y la cupula gobernante?

domingo, 26 de diciembre de 2010

RECORDANDO A CARLOS ANDRÉS PÉREZ

B3E2D1BBA34365E5A13944F48ACB62

Angélica Mora

26 de diciembre de 2010

Apuntes de una Periodista

Florida – www.PayoLibre.com –
Muere un hombre que pese a sus posibles faltas amaba Venezuela. El ex presidente Carlos Andrés Pérez, de 88 años de edad, falleció el sábado por la tarde en una clínica de la ciudad de Miami, Florida, a consecuencia de un paro cardio-respiratorio.

Destacada en el Palacio de Miraflores, cuando trabajaba como reportera para Radio Caracas Televisión, lo conocí personalmente y siempre se mostró deferente y cariñoso hacia mi persona.

Bajo su primer mandato presidencial en 1974 aprendí a estimarlo como ser humano.
Tenía una especial simpatía hacia los presos políticos cubanos y durante su gestión presidencial negoció la puesta en libertad y traslado de miles de reos hacia Caracas.

El éxodo cubano hacia la capital venezolana se inició dos años después que Carlos Andrés Pérez llegara al poder y duró una década completa.

La medida se tomó luego que Venezuela y Cuba reanudaran sus relaciones diplomáticas, interrumpidas desde 1960.

En 1977, comenzaría a llegar el primer contingente de los más de 23,000 cubanos que se estima llegaron a Caracas, entre ellos presos que cumplían condenas de 20 y 30 años.

Pérez, exiliado en Miami, fue objeto de un homenaje reciente por parte de ex presos cubanos que alcanzaron la libertad gracias a la gestión de su gobierno.

En broma, cuando en 1984 nos encontramos en Coopertown, Nueva York, para la inducción del jugador de Béisbol Luis Aparicio al Hall de la Fama, le garanticé que volvería a Miraflores de nuevo, como presidente.

Así fue, resultando electo en 1989. A este segundo mandato fui invitada de honor por Miraflores cuando yo trabajaba como periodista en Radio Martí. Entre los otros invitados estuvo presente Fidel Castro.

No bien asumido en 1989 este segundo periodo presidencial, se produjo el llamado "Caracazo". El caos se apoderó de las calles de Caracas y otras ciudades del país cuando miles de personas salieron a protestar, quemar vehículos y saquear comercios, poco después de que Pérez anunciara un paquete de medidas económicas que incluía el aumento en el precio de la gasolina.

Decenas de personas murieron en las protestas como resultado del despliegue policial y militar ordenado por el Gobierno para restablecer el orden.

El actual presidente venezolano, Hugo Chávez, intentó un golpe de Estado contra Pérez en 1992 y lo justificó en aquellos hechos.

La intentona fracasó y Chávez fue encarcelado por dos años, hasta ser indultado por el ex mandatario Rafael Caldera.

Luego Pérez tuvo que enfrentar un segundo golpe que resultó fallido pero debilitó aún más su imagen.

Una posterior intentona golpista terminó por desencadenar una crisis política en el país y hubo llamados provenientes de varios sectores de la población de que Pérez debía renunciar.

Meses después, fue acusado de malversación de fondos y el caso fue llevado ante la Suprema de Justicia, organismo que dictaminó que habían suficientes indicios para procesarlo. Tras la decisión, el Senado votó a favor de destituirlo de su cargo.

El historiador Agustín Blanco Muñoz, quien acaba de publicar el libro "Yo sigo Acusando", sobre Pérez, señala que la decisión del mandatario de someterse a la justicia venezolana en ese entonces, en un proceso que estaba viciado jurídicamente y cuyo resultado se sabía de antemano, denota el alto grado de compromiso que éste mantenía con el sistema democrático.

Pérez cumplió dos años de arresto domiciliario y acabó sus días exiliado en Florida.

Chávez trató de llevarlo a nuevo juicio el año pasado, pero ese intento fracasó.

El legado democrático de Carlos Andrés Pérez supera con creces sus posibles faltas.

Archivo del blog