Google+ Followers

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Por culpa del bloqueo


María Benjumea

23 de noviembre de 2009

Sevilla, España – www.PayoLibre.com – La Dama de Blanco Loyda Valdés, esposa de Alfredo Felipe Fuentes, me ruega que dé a conocer el caso del bloqueo de las transferencias en euros desde España a las esposas de los presos de la Primavera de Cuba. Ricardo Carreras, portavoz de Solidaridad Española con Cuba, ya lo denunció el pasado mes de julio en una entrevista a un popular programa de Onda Cero Radio, en Telemadrid, y ha vuelto a plantearlo en un comunicado hace unos días, entre otras cuestiones relativas a la represión y la situación de los presos. Sólo puedo explicar un caso, pero sé que desde España el dinero no les llega.

El verano pasado Loyda Valdés registró una interpelación ante la Fiscalía de la Provincia de La Habana, ante la negativa del Banco Popular de Artemisa a entregarle el dinero que yo le enviaba. Mi banco recibía un correo con un escueto mensaje: “transferencia denegada; el banco beneficiario no tiene autorización para hacerla efectiva a esta persona”. La Fiscalía le comunicó que había tramitado su petición, y que esperaba la respuesta del banco. Cuatro meses después, el banco no se ha dignado responder a la Fiscalía. Extraño, ¿un banco puede ignorar al Poder Judicial?

Animada por la actuación de la Fiscalía (cualquier cosa nos anima), hace una semana le volví a enviar todo el dinero reservado para ella desde hace un año, aún una modesta cantidad. El banco cubano envió un mensaje diferente: “transferencia denegada por decisión del banco beneficiario”. Es el director ahora quien asume la responsabilidad y desafía a la Fiscalía, creo entender. Lo que entiendo es que hay una orden de alguien de muy arriba para que se castigue a las Damas.

Para Loyda cobrar ese dinero se ha convertido en una cuestión de honor: que se le reconozcan sus derechos como ciudadana que no ha cometido ningún delito. Cuando le propongo (en clave) mandarle dinero en una caja de galletas, por ejemplo, o cualquier cosa así, se indigna y horroriza: ella no es una “delincuente”. Ni acepta que lo envíe en dólares a través de la organización “Plantados hasta la Libertad y la Democracia” de Miami, pues sería un subterfugio que le evitaría una molestia a la Fiscalía. Tampoco tiene parientes en el exterior que puedan ayudarla o visitarla. No hay manera.

Sé que el régimen cubano tolera que “Plantados” les envíe 50$ mensuales (que se quedan en 40); Loyda me explica que así pueden acusarlas de mercenarias del imperio americano. Me pierdo en estos vericuetos, pero analizo la situación de esta familia: padre preso, un hijo médico represaliado que no puede ejercer, una hija que no puede trabajar en ninguna empresa estatal, tres nietos de 9 a 15 años, una madre de 83 años que necesita transporte privado para ir al hospital. Inútil enumerar las necesidades y la escasez de la libreta; ni hablar de los precios de los artículos en divisa, muchos más caros que en España. Si no pueden “resolver” ilegalmente, como tantos cubanos, por no darle a la policía una excusa para perjudicar al preso, a mí no me salen las cuentas.

Otro abuso del que se habla poco, pero que es terrible, es que algún agente escuche nuestras conversaciones al teléfono (Loyda tiene pruebas, y el ruidito del aparato los delata), o te abra las cartas que les mandas. No me acostumbro. No tenemos nada que ocultar, no conspiramos; resulta ridículo que se pague a un sujeto para que escuche a dos señoras hablando de sus problemas domésticos, las diatribas con su jefe de una, las dificultades para llegar a La Habana de la otra.

O esas cartas destrozadas, y manoseadas. No soy diputada ni abogada; la correspondencia trata sobre todo de responder a sus preguntas o peticiones, o de distraerlos de su dura vida, de contarles cosas de la vida aquí, de la familia, de la política o de cualquier cosa. Todo está diseñado para humillarlos a ellos y a cualquiera que los apoya, y convertir su vida en un infierno.

Maria Benjumea Solidaridad Española con Cuba.

Archivo del blog