Google+ Followers

sábado, 25 de julio de 2009

Carta abierta para un país en crisis. Por César Indiano.

i la opinión de un artista que dedica su vida a la escritura de novelas y obras teatrales, tiene alguna validez en momentos de crisis política, alzo mi pluma y elevo mi voz para hablar en nombre de la cordura, la paz y la dignidad:

Los recientes acontecimientos políticos que en estos momentos nos presentan ante el mundo como un “país anarquista que violenta la leyes y los acuerdos internacionales” nos obligan – inevitablemente – a tomar una postura coherente.

Ahora más que nunca debemos hablar todos aquellos que siempre hemos preferido callar y debemos tomar parte de las acciones todos aquellos que siempre hemos optado por la abstinencia. Lo que está sucediendo en las calles con toda seguridad rebasará los límites callejeros y se convertirá, muy pronto, en un problema real de nuestras casas y de nuestras oficinas.

Creo que solamente los ingenuos, están creyendo que la crisis actual se desvanecerá por cuenta propia. La experiencia nos demuestra que los perturbadores del orden público son además de infatigables, mucho más temerarios que los hombres de paz y bien. Por lo tanto, nuestra participación directa en los acontecimientos que en estos momentos nos abaten no debe estar impulsada por el deseo de vencer y convencer a los alborotadores experimentados, sino, por la necesidad de hacer valer la opinión de la mayoría. Siete millones de personas calladas pueden ser fácilmente vencidas por una minoría bulliciosa.

Por lo tanto yo digo a los ciudadanos…

Si no nos manifestamos abierta y valientemente a favor de las amargas decisiones tomadas por el Congreso de la República en la fecha 28 de junio del 2009, daremos la impresión de que no estamos firmemente comprometidos con las determinaciones de nuestras autoridades.
Aunque no estemos completamente seguros de que los procedimientos para la destitución del ex presidente Manuel Zelaya Rosales hayan sido los correctos y los atinentes, es nuestro deber ciudadano difundir y proclamar nuestra acuerdo absoluto con el espíritu de las acciones, pues el mundo debe tener claro que el país entero estaba al borde de un ataque de nervios producido por los abusos y los irrespetos descontrolados de un hombre que traicionó a su propio pueblo para someterse a los dictámenes de un Proyecto Ideológico Regional, a toda vista incompatible con nuestros principios soberanos de nación independiente.

A juzgar por los hechos, la inmensa mayoría de la población hondureña estaba de acuerdo en que debía hacerse algo para frenar la tiranía populista que el presidente Zelaya venía orquestando al margen de la cordura, de la legitimidad y de la lógica. Sin embargo dicha “mayoría” carece de presencia y de credibilidad porque nuestra participación se ha limitado a murmurar y rabiar al interior de nuestras casas. Haciendo gala de una timidez comprensible, como si creyéramos que las libertades públicas y las garantías cívicas deben ser resguardadas por héroes y por mártires y no por los beneficiarios directos de la democracia que en este caso, somos todos.

Ahora, mientras una minoría de inconformes se toma las calles para protagonizar y publicitar mundialmente sus impertinencias, millones de compatriotas se recluyen en sus casas y no dan la cara ni elevan su voz para aclararle al mundo que no teníamos otra opción.
Que el país, con sus defectos y pobrezas, debía tomar una medida emergente a fin de evitar una humillación. Sólo los que no han vivido en Honduras en los últimos tres años, podrían salir a la defensa de un hombre que no descansó ni un minuto en la tarea enfermiza por instalar un régimen personalista inspirado en ideas e ideologías que no son de nuestro agrado. Un hombre que primero utilizó los canales democráticos para llegar al poder y que interpretó el mandato presidencial como “la oportunidad única” de usurpar las tradiciones institucionales y de burlarse de sus compatriotas.

Más de un millón de votantes liberales acudimos a las urnas en noviembre del 2005, fuimos a hacer valer nuestro derecho cívico de legitimar un presidente y nuestro deber soberano de garantizar una transición pacífica apegada a derecho. Pusimos en manos de un candidato supuestamente decente, un país radiante y lleno de esperanzas pero ¿qué hemos recibido a cambio? Una nación anarquizada, lúgubre, atemorizada – y ahora – amenazada por un mundo sorprendido que se apresura a juzgar desde la distancia unas realidades que desconoce.

El mundo no sabe que Zelaya recibió el país con la deuda externa prácticamente borrada ¿o será que el Club de París ya olvidó las condonaciones y los alivios gestionados por Ricardo Maduro y el Cardenal Rodríguez en el marco de la HIPC?

El mundo no sabe – o será que finge olvidar – que de 1990 hasta el 2005, todos los países y los bancos mundiales obligaron a los gobiernos a invertir sendas cantidades de dinero en el fortalecimiento del Sistema Judicial, en la Reducción y Especialización del aparato burocrático y en la descentralización municipal de los fondos para el desarrollo, especialmente aquellos destinados para el Combate a la Pobreza (ERP).
Los desembolsos del Banco Mundial estuvieron durante los últimos 15 años condicionados al cumplimiento de obligaciones puntuales en lo referente al funcionamiento básico de las tareas de gobierno y – aunque el mundo no lo sepa – para el día que Zelaya recibió la banda presidencial, Honduras ya había consolidado, a duras penas, un estamento creíble y funcional y el país estaba listo para comenzar un período de bonanza y crecimiento económico. Esta bonanza y este crecimiento económico fue el sebo que el ex mandatario utilizó para agenciarse votos a granel. Pero nos engañó impunemente.

Todos, yo mismo, creí posible que el progreso dejaría de ser una ilusión en caso de que el Nuevo Gobierno asumiera las responsabilidades lógicas y las tareas mínimas ¿pero qué sucedió? Fuimos vilmente traicionados y burlados por un individuo que no sólo se desligó de sus obligaciones más básicas sino que – con premeditación y alevosía – provocó el colapso progresivo de todas las instituciones del gobierno.
En estos momentos el país está económicamente invertebrado y no cuenta con recursos suficientes para rectificar el saqueo continuado de un gobernante que se dedicó al despilfarro de los fondos públicos.

Cada día, de la Casa de Gobierno egresaron fondos y regalías sin destino seguro y el derroche se convirtió en una personal “política de estado” con fondos ilimitados. Todo, con el visto bueno de un gabinete cómplice que jamás rindió cuentas y nunca se apegó a los procedimientos de ley.

El mundo no sabe que todos los programas de desarrollo están colapsados y que la mora fiscal no tiene nombre. Que Manuel Zelaya no respetó ningún límite legal para el uso del presupuesto y que prácticamente el país debe ser reconstruido a nivel administrativo. Encima de todas estas ofensas y desgracias, convirtió la Casa de Gobierno en un centro de acopio y propaganda para estrechar vínculos ilícitos, alevosos y perversos con peligrosos cabecillas del gobierno venezolano y no conforme con toda la calamidad provocada, creyó que el país entero se quedaría con los brazos cruzados mientras se aprestaba a realizar la perversa maniobra de legitimar su tiranía para obedecer los mandatos de Hugo Chávez.

Afortunadamente Honduras tiene una dignidad mínima que le permite reaccionar a tiempo. Siempre la tuvimos y parece que el mundo lo ha olvidado. Nosotros, dentro de nuestra pobreza y nuestra humildad, jamás nos hemos dejado llevar por las “demencias revolucionarias” lideradas por falsos cabecillas que se auto decretan redentores de las masas sin presentar credenciales morales ni éticas.

Los hondureños jamás nos habríamos percatado de la ceguera internacional sino no nos hubiéramos atrevido a frenar este absurdo “Proyecto Ideológico” que se estaba fraguando en nuestras narices. Sin haberlo programado, somos el primer país que le pone un freno directo al colonialismo ideológico de un tirano abusivo que aparentemente nadie desea enfrentar: Hugo Chávez Frías.

Se trata del “intervencionismo descarado” de un gobernante oscuro y enfermo que se fía de la ingenuidad internacional para humillar a aquellos países latinoamericanos que él considera indefensos. En el pasado (1980) contábamos con la alianza estratégica de los Estados Unidos para detener la infiltración de comandos agresivos que intentaban desbaratar nuestro humilde régimen constitucional. Desde entonces Honduras dejó claramente establecido su papel político y geográfico con respecto a “modelos políticos importados de inspiración marxista” que nunca han sido afines con nuestro interés ni con nuestras necesidades específicas de nación soberana.

Hoy, por razones que desconozco, los mismos Estados Unidos le dan carta blanca a este abusivo desenfrenado que no tiene un minuto para gobernar su propia patria pero que le sobra tiempo para intervenir, en abierto descaro, en los problemas, conflictos y determinaciones de países como el mío, un país, que este sujeto no conoce tan a fondo como lo conozco yo. Un país que no cuenta con el clima ni con la voluntad social para participar en las campañas demenciales de enemistad sin sentido, promovidas por un patriarca latinoamericano que ha convertido a Venezuela en una plataforma de ambiciones desquiciadas y hostilidades fuera de contexto.

Entonces qué hacer…

En primer lugar, llegó la hora para que salgamos a las calles y le digamos al mundo que no queremos el retorno de un gobernante inoperante, traidor, entreguista y abusivo que se aprovechó de la confianza otorgada por la gente para desarrollar consignas gubernamentales que no son de nuestro interés…

No queremos el retorno de un hombre que se ha aliado internacionalmente para perjudicar, asfixiar y desprestigiar a todos aquellos que un día le dimos un voto de confianza a través del sufragio civilizado…

No queremos el retorno de un hombre mentiroso que no ha tenido la honestidad de confesar en la tribuna internacional, las razones por la cuales lo hemos quitado del cargo con el que un día lo honramos…
¿Cuándo se ha visto que un pueblo entero quita a un gobernante por bueno?…

Si la ONU; La OEA o cualquier organismo internacional de relevancia, se empeña en defender emotiva e irresponsablemente a un individuo que ha sido repudiado por todo un pueblo, entonces ¿Cuál es la confiabilidad que estos organismos tienen para un pueblo que ha sido humillado, saqueado y abusado de manera continuada por un tipo que llevó su Proyecto Personal a niveles enfermizos de intolerancia y arbitrariedad? Entonces ¿debemos suponer que estas instancias fueron creadas para proteger a los tiranos, a los irresponsables y a los oportunistas? … si esto es así, entonces Honduras es en estos momentos uno de los países más heroicos de Centro América. Lo cual no nos asombra pues aquí, a diez cuadras, nació Francisco Morazán. Es bueno que esto lo recuerde Arias y Ortega… nosotros somos los paisanos legítimos de Morazán.

Pero se trata de un heroísmo que no hemos buscado, se trata de un heroísmo circunstancial provocado por el pánico internacional de no reconocer que en América Latina se está desarrollando – en las barbas de todos – un Proyecto Político nefasto, bélico, irracional, irrespetuoso y abusivo. Es verdad que somos un país pequeño e inclusive pobre, pero eso no quiere decir que no somos capaces de alzar el pecho y levantar la voz para defendernos de un tirano infatigable que insulta y vocifera a todo el mundo mientras todos los países agachan la cabeza.

En definitiva…
No queremos el retorno de un apátrida que ha sido incapaz de arrepentirse y de pedir disculpas por todos los agravios provocados a un pueblo que ahora no sólo debe lidiar con las calamidades económicas provocadas por su mal gobierno, sino que debe sobreponerse a las amenazas orquestadas por un mundo que ha perdido la cordura, la razón, la decencia y la valentía.

No queremos el regreso de un hombre que nos hizo retroceder treinta años para volver a comenzar de cero. En estos momentos, amargos y penosos, todos los hondureños volvimos a recordar las penurias y el estrés de los años ochenta. Se revivieron en nuestras mentes aquellos días oscuros en los cuales los toques de queda y las persecuciones estaban a la orden del día… jamás creí que me vería en la obligación de explicarle a mis pequeños hijos el significado de palabras tan horrendas como “huelgas”, “golpes” “estados de sitio” y “cadenas de prensa”… para todos los hondureños esto era un lenguaje del pasado y jamás imaginamos que al depositar nuestro voto a favor de un iletrado irresponsable, estábamos sellando un pacto de retroceso con un sujeto que provocó la ruina total de un país que había dado algunos pasos firmes en la consolidación de su joven democracia…

Si a pesar de estas aclaraciones, los organismos internacionales se empeñan en castigarnos y en bloquearnos, entonces las tareas que siguen para nuestros pueblos son verdaderamente penosas. Y sin embargo hay que asumirlas; en estos momentos debemos estar con los gobernantes sustitutos y alentarlos. Debemos hacernos un solo nudo con el ejército y con todos los hombres de bien que hemos vivido en carne viva, los desafueros y los abusos recurrentes de un gobierno que se había convertido en una insoportable pesadilla. Hacía más de un año que yo no veía sonreír a nadie, después de la destitución forzada, toda la población recuperó su sonrisa de siempre.

Sería iluso de nuestra parte creer que las milicias – insultadas sin causa y desacreditadas sin razón– van a poder enfrentarse por sí solas a las arremetidas de una alianza internacional que no da señales de buscar la verdad. Llegó la hora para que nuestro pequeño y humilde pueblo se pare con valentía ante las amenazas y las provocaciones de este invasor abusivo llamado Hugo Chávez, que desea pisotear la dignidad de todos los pueblos a vista y paciencia de un mundo que se ha vuelto incapaz de pelear por la democracia y por la libertad.

Por lo tanto…
No queremos el retorno de un hombre irresponsable que deshonró la amistad, el aprecio y la confianza que un día le manifestamos en las urnas…

Elevamos nuestra queja y nuestra alarma al mundo entero y les digo a mis compatriotas: Llegó la hora de desenmascarar a los tiranos y a los abusivos, llegó la hora para demostrar que detrás de las fachadas noticiosas protagonizadas por alborotadores irracionales, existe un pueblo íntegro, respetuoso, sensato, decente y valiente.

A la comunidad internacional:
Le pedimos y le exigimos una investigación exhaustiva y responsable de todos los eventos que precedieron a la destitución… antes de emitir un juicio y antes de dar una opinión.

La inmensa mayoría de este país está contenta y satisfecha con el curso de los acontecimientos, no por el hecho de querer apañar una decisión turbulenta que quizá presenta lagunas legales, sino, porque a pesar de todo entendimos que nadie vendrá de afuera a defendernos de las humillaciones y los sufrimientos que soberanamente hemos estado padeciendo.

En las últimas décadas Honduras ha demostrado un interés sincero por el establecimiento y la adopción de las normativas democráticas, pero esto no quiere decir que hemos perdido la noción de lo que es un abuso, una humillación y una arbitrariedad. La libre auto determinación de los pueblos no sólo se refiere al respeto de los marcos legales que rigen la conducta pública, también se refiere a la capacidad y al derecho que los pueblos tienen de tomar medidas sabias cuando las circunstancias que nos abaten rebasan los dogmas legales.
Probablemente nuestra decisión de deponer violentamente a un gobernante, no parezca a la vista de los observadores internacionales muy elegante ni muy correcta, pero todas las naciones que se han visto en apuros concordarán conmigo en que en ciertos momentos los hechos superan al derecho. Esto lo sabe perfectamente Estados Unidos, Ecuador, Argentina y Costa Rica. En casi todos los países del mundo se han presentado circunstancias dramáticas en las cuales “la destitución de un mandatario” se vuelve urgente y no negociable.
Y el hecho fundamental de la presente crisis es uno que debe quedar claro: no queremos a Manuel Zelaya como presidente de nuestro país. Entonces ¿Cuál debería ser la postura de la ONU o de la OEA cuando un pueblo grita a los cuatro vientos que ya no soporta a un mandatario?… algo tan sencillo como oír y respetar el clamor de las mayorías sin importar que estas mayorías estén calladas o atemorizadas.

En estos momentos todos los habitantes de Honduras estamos asombrados de la indolencia, la superficialidad y la ligereza con que los organismos y organizaciones internacionales han asumido un problema que solamente nosotros conocemos bien. Sin investigar los hechos y sin indagar a fondo han corrido a juzgar y a dictaminar unas sanciones irresponsables que seguramente nos conducirán a la asfixia ¿ese es el trato que se le da a los pueblos que defienden con valentía la libertad y la democracia? ¿Ese es el trato que merecen los pueblos que todavía se muestran capaces de defenderse de las anarquías y las tiranías? ¿Podemos confiar nuestro destino patrio y nuestro porvenir nacional en unas organizaciones internacionales que defienden ciegamente a los abusivos y a los usurpadores?…

Probablemente ha llegado la hora para que se revisen a fondo los propósitos, el sentido y la razón de ser de todas las organizaciones internacionales que “teóricamente” velan por el bienestar del mundo. Tal vez hacía falta un acto de valentía en un país pobre y remoto como Honduras, para que las potencias y los países ricos evalúen y revisen el funcionamiento real de dichas organizaciones y organismos.
Desde la cómoda visión de unas organizaciones decadentes que no demuestran interés por la verdad ni por la justicia, los infractores somos nosotros y no los abusivos. Consideran una grave infracción que un pueblo humilde y desesperado de agarre de cualquier cosa para no hundirse en las tiranías, pero se hacen de la vista gorda cuando reiteradamente un pueblo emite señales de auxilio.

Para Barak Obama, Oscar Arias, Felipe Calderón y Miguel Insulza resulta fácil decir simplemente “esto es ilegal” pero uno se pregunta ¿los pueblos están obligados a soportar las humillaciones, los abusos y los saqueos de un gobernante sólo para complacer “los buenos modales” de unas organizaciones apáticas?

Los reportes de nuestro deterioro político y de nuestra ruina económica desde que dio comienzo el gobierno de Zelaya, han estado a la luz pública y los conocen todas las agencias de noticias del mundo entero. No es justo que la OEA y la ONU aleguen ignorancia sobre la conducta de un individuo cuyos atropellos son conocidos universalmente. Este hombre que hoy defienden con tanta gallardía, fue el mismo que llegó a insultarlos en su propia casa en el marco de la Asamblea de las Naciones Unidas.

Es el mismo que ahora trama, a la vista de todos, una Conjura Regional para desacreditar y destruir las instituciones supranacionales que supuestamente defienden la integridad de las naciones libres. Es el mismo hombre que ha aplaudido públicamente los discursos hostiles e irregulares que Hugo Chávez ha proferido contra todas las naciones americanas. Es el mismo hombre que ha expresado insultos y ha ofendido, reiteradamente, la dignidad de personas y naciones que no profesan con su loca doctrina.

Entonces ¿sobre qué fundamentos morales los gobernantes del mundo entero nos quieren obligar a restituir un hombre que tiene sobrados méritos pasa ser demandado, condenado y encarcelado? Bastará con que nos den un compás de espera para reunir todas las pruebas que lo convierten en un delincuente sin escrúpulos ¿Nos obligan a esto porque nos desprecian y nos subestiman? ¿No nos creen capaces de incoar procesos penales contra aquellos que utilizan el poder para delinquir? Si esto así, entonces ¿Cuáles son las bases morales y cuales son los principios que rigen, guían y gobiernan las actuaciones de los Estados Americanos?…

A los medios de comunicación:
Desafortunadamente la decencia no es escandalosa. Yo soy un testigo ocular y un testimonio firme de lo que en verdad ha pasado en mi patria. Soy parte de ese millón de ciudadanos que ha vivido en carne vida la experiencia de empobrecer, retroceder y sufrir por obra de un gobierno ciego y despótico. Juro por mis hijos y por mi nación que este escrito no es un encargo ni una tarea oficial tarifada. Es el clamor espontaneo de alguien que desea sentar un precedente intelectual sobre la verdad de los hechos. Ni tan siquiera se si será divulgado o leído por alguien, pero lo importante es que esta carta será enviada a todos los medios de comunicación nacional e internacional que consideren importante la versión de un ciudadano corriente que escribe motivado exclusivamente por el deseo de que la verdad se imponga sobre la mentira.

Los hondureños iremos a elecciones en noviembre del 2009, otra vez tendremos la oportunidad de elegir un gobernante que tenga credenciales morales y profesionales para darle un viraje de esperanza a un país que en este momento se encuentra oscurecido por la pobreza, la anarquía y la confusión.

Invito a los reporteros del mundo entero para que vengan a mi patria y vean los resultados visibles de una gestión gubernamental inicua y perversa. Vengan a ver lo que hizo Zelaya con mi patria, vengan a ver el colapso de la red vial, la ruina de los hospitales, la deuda externa, el desplome de la educación, el saqueo fiscal, el fracaso del agro y la recesión comercial. Vengan a ver con sus propios ojos todos los daños que un solo hombre le puede causar a millones y después saquen sus propias conclusiones. Después digan si los hondureños teníamos razones y motivos para sacar por la fuerza a un sujeto se dedicó las 24 horas del día, durante tres años, a arruinar un pequeño país que tiempo atrás lo honró con el máximo galardón que se le puede conceder a un ciudadano.

Entonces ¿de donde saca la prensa mundial y las organizaciones internacionales que aquí estamos esperando a ese delincuente con los brazos abiertos? Más le vale que no vuelva y él perfectamente sabe a lo que me refiero. Y si vuelve acompañado, en este caso por mercenarios del ejército chavista o nicaragüense, con el perdón de la OEA y de la ONU, nos defenderemos por cualquier medio. Siempre hemos sido un pueblo de paz y bien. Jamás hemos creído en el despotismo de las armas ni en las agresiones directas, pero cuando el mundo da señales de no querer arriesgar ni un pelo en la defensa de nuestra soberanía, no tenemos más opción que agarrar nuestros garrotes y nuestras escobas para decirle al Ejército Hondureño que no están solos y que en la defensa de nuestra soberanía y de nuestra patria

¡Todos somos soldados!

César Indiano
Escritor y dramaturgo hondureño

miércoles, 22 de julio de 2009

EL NO A ZELAYA...LA OTRA CARA DE ZELAYA

Desde Honduras Posible traemos Estos Articulos


EL OTRO YO DE MANUEL ZELAYA

El depuesto Presidente de Honduras, José Manuel Zelaya Rosales, ha adquirido desde el pasado 28 de junio, la imagen de un superhéroe americano, paladín de la democracia, víctima de golpistas militares y civiles, que le han depuesto del poder por sus nobles ideales de ayudar a los más pobres de su país.

Esta sobredimensionada imagen internacional se basa exclusivamente en los relatos Zelaya Rosales en las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, y en cuanto país ha estado, sobre las causas y las circunstancias que llevaron a su destitución. Sin embargo, en Honduras conocemos a otro Zelaya Rosales. Uno del que no hablan los medios internacionales de comunicación masiva. Uno del que no ha querido escuchar ni averiguar nadie. Pero uno que nosotros los hondureños, no estamos dispuestos a olvidar.

Me limito en esta nota a proveer hechos que hablan del “otro yo” del Presidente Zelaya, hechos que son irrefutables y comprobables por cualquier persona, en cualquier parte del mundo, simplemente buscando en Internet las noticias de los medios de comunicación de Honduras durante los tres años y medio de gobierno del mandatario depuesto.

Dejaré a un lado las sospechas, acusaciones y rumores sobre los actos de corrupción de Zelaya Rosales y sus funcionarios, los cuáles habrán de ser comprobados por las autoridades competentes.

Le sugiero al lector, en caso que no sea hondureño, que mientras lee esta lista, piense cuáles serían las consecuencias de estos hechos de haberse llevado a cabo en su propio país.

A continuación la lista de hechos:


1. La Constitución de la República de Honduras determina que el Poder Ejecutivo debe enviar al Congreso Nacional el presupuesto general de la República a más tardar en el mes de septiembre, o sea, tres meses antes del inicio del año comprendido por dicho presupuesto. Hasta el día 28 de junio, día en que salió del país, Zelaya Rosales no había enviado el presupuesto del año 2009 que debió presentar en septiembre de 2008. El país llevaba 6 meses de operar sin presupuesto. Este finalmente fue presentado al Congreso Nacional este miércoles 15 de julio por la nueva Ministra de Finanzas.

2. La Constitución de la República de Honduras establece que el Poder Ejecutivo debe hacerle las respectivas transferencias de fondos a los otros poderes del Estado para su funcionamiento. Zelaya Rosales se había negado desde mayo de 2009 a hacerle transferencias al Congreso Nacional por su negativa a apoyarlo en el proyecto de “la cuarta urna”.

3. La Constitución de la República de Honduras establece que es obligación del Presidente sancionar, vetar, promulgar y publicar leyes que apruebe el Congreso Nacional. En sus tres años y medio en el poder, Zelaya Rosales “engavetó” más de 80 leyes a él remitidas por el Congreso. Nunca dio explicaciones del porqué no atendió el trámite constitucional de estas leyes.

4. La Ley de Municipalidades establece que el Poder Ejecutivo debe asignarle anualmente el 5% de los ingresos del Estado a las alcaldías del país. Zelaya Rosales nunca, en sus tres años y medio en el poder, le dio los fondos correspondientes a varias municipalidades, incluyendo la Alcaldía de Tegucigalpa (la capital del país), ya que su alcalde es del partido contrario al suyo.

5. La comunidad internacional le condonó la deuda externa bilateral y multilateral a Honduras de aproximadamente $4,200 millones, con la condición que invirtiera esos fondos en programas sociales de combate a la pobreza. Zelaya Rosales recibió el país con plena disponibilidad de esos fondos, pero las 278 alcaldías de Honduras, encargadas de realizar los proyectos, no los habían recibido aún. Este 17 de julio, la nueva Ministra de Finanzas comenzó a distribuir dichos fondos.

6. La Ley Electoral del país establece que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe convocar a elecciones generales 6 meses antes de la fecha de los comicios electorales. Este llamado debe hacerse mediante cadena nacional de radio y TV y publicaciones en los medios escritos. El 28 de mayo de 2009 el TSE hizo este llamado oficial por todos los medios de comunicación del país, excepto por Canal 8, el canal del gobierno, que creó Zelaya, ya que este se rehusó a transmitir la convocatoria a elecciones generales, en virtud que el TSE declaró ilegal la cuarta urna.

7. La Ley Electoral del país establece que los hondureños mayores de 18 años deben obtener su documento de identificación personal en el Registro Nacional de la Personas (RNP), con el cual pueden votar en las elecciones para Presidente, diputados y alcaldes. Zelaya Rosales mantuvo sin fondos para su funcionamiento al RNP desde el 2007, por lo que se calcula que hay 1.5 millones de personas sin su cédula de identidad, ya que el RNP no tenía dinero ni para comprar el material para las cédulas, tal como papel, plástico, tinta y otros.

8. Honduras comenzó a sentir los embates de la crisis económica global desde el último trimestre del año 2008. El desempleo se disparó, bajaron las exportaciones, se redujeron los envíos de remesas de hondureños en EUA, y otra serie de factores negativos comenzaron a afectar el país con más del 60% de su población viviendo en la pobreza. Hasta el 28 de junio, día de su salida de Honduras, el gobierno de Zelaya Rosales nunca presentó un plan anti crisis, ni incluyó el tema en su agenda, pese a las múltiples solicitudes y exigencias en este sentido por parte de diversas instituciones y organizaciones y de la misma población.

Y para terminar de colmar la paciencia de los hondureños:

9. La Constitución de la República de Honduras prohíbe expresamente su derogación. Sin embargo, sus más de 370 artículos pueden ser reformados con la mayoría de dos tercios del Congreso Nacional, a excepción de siete artículos pétreos, que incluyen la prohibición a la reelección presidencial. Zelaya Rosales quería hacer una consulta mediante una “cuarta urna” en las elecciones generales de noviembre de 2009, para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente y redactar una nueva Constitución. Esta consulta fue calificada como inconstitucional e ilegal por la Corte Suprema de Justicia y otros entes del Poder Judicial.

10. La Constitución de la República de Honduras establece que los diputados al Congreso son electos por sufragio directo del pueblo, como en todas partes del mundo. Ante la negativa del Congreso Nacional de apoyarle con “la cuarta urna”, Zelaya Rosales dijo ante los medios de comunicación que el Congreso no representaba al pueblo, sino que solamente él como Presidente. Asimismo, también ante los medios de comunicación, desconoció los fallos de inconstitucionalidad de la Corte Suprema de Justicia en contra de la “cuarta urna”, calificándolos de “fallos políticos”, y procediendo a interpretar él mismo la ley, si bien la Constitución le confiere al Poder Judicial, y no al Ejecutivo, la facultad de declarar la inconstitucionalidad de los casos. Inclusive, también ante los medios, Zelaya Rosales le pidió al Jefe del Estado Mayor Conjunto, Romeo Vásquez Velásquez, no hacerle caso a fallos de “juececillos”.

11. Según datos de la Fiscalía General provistos el pasado 16 de julio, el gobierno de Zelaya Rosales gastó 6.7 millones de dólares en la publicidad de la cuarta urna. Advierten que esta cifra puede subir, pues siguen investigando.

Este es el hombre que el pueblo de Honduras ha rechazado como su Presidente. Al margen que lo hayamos elegido democráticamente, no estamos dispuestos a tolerar un dictador que no acepta gobernar dentro de las reglas y los límites que la democracia misma establece.

Este es el hombre que la comunidad internacional defiende como héroe y que nos quiere imponer de nuevo como Presidente a como dé lugar.

Ver abajo más información sobre los 18 delitos por los cuales está acusado en Honduras el Sr. Zelaya Rosales


VIOLACIONES A LA LEY ATRIBUIDAS A Zelaya
http://www.laprensahn.com/Ediciones/2009/07/02/Noticias/Honduras-Los-18-delitos-de-Manuel-Zelaya

1. Ordenar a las FF AA el manejo y custodia de las urnas para la encuesta popular.
2. Ordenar a las FF AA la construcción de una terminal aérea civil en Palmerola.
3. Extender por tres años el periodo del Jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF AA.
4. Creación de la figura del Comisionado Vicepresidente.
5. Engavetar más de ochenta leyes aprobadas en el Congreso.
6. Intentar colocar urnas para la encuesta popular contraviniendo sentencias del Poder Judicial.
7. Bloqueo de las transferencias presupuestarias a la Alcaldía de Tegucigalpa.
8. Transferencia de sólo setecientos millones de lempiras de los cinco mil que les correspondían a las alcaldías nacionales.
9. No enviar en tiempo y forma al Congreso el Presupuesto General de la República.10. Asignación anual extra del uno por ciento del Presupuesto General de la nación a las
Fuerzas Armadas.
11. Calificar de políticas las decisiones del Ministerio Publico y el Poder Judicial.
12. Manifestar que el Congreso Nacional no tiene moral para aprobar la Ley del Plebiscito y Referéndum.
13. Acusar de “Ley mentirosa” la regulación del plebiscito y referéndum aprobada en el Congreso.
14. No transferir fondos al Congreso Nacional.
15. Desobedecer la orden de suspender la propaganda a favor de la cuarta urna.
16. Utilizar fondos del Estado para promover la cuarta urna.
17. Exponer públicamente a una niña contaminada con el virus de la influenza H1N1.
18. Destituir al general Romeo Vásquez Velásquez como Jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF AA.

EL NO-PUEBLO

Les presento al no-pueblo, al pueblo de Honduras no reconocido por Manuel Zelaya ni la comunidad internacional. Estos son los centenares de miles de hondureños que han marchado a lo largo y ancho del país en contra de la restitución de Manuel Zelaya como Presidente.

La prensa internacional los ignora, especialmente CNN. Zelaya y sus seguidores los desconocen, y si aceptan su existencia, es bajo los calificativos de "oligarcas", "burgueses", "pagados", "grupúsculos de poder" y otros adjetivos extraidos de los manuales empolvados de marxistas trasnochados.

Este es el "no-pueblo", pero sí-valiente, de Honduras:






martes, 21 de julio de 2009

PREMIO "EL HUMORISTECH DE PLATA"


Hoy recibimos un bello Premio que nos llena de orgullo y de compromiso en nuestra labor.

Este Premio lo recibimos de manos de Inés de Cuevas, desde su Blog

Este Premio le fue otorgado a Inés De Cuevas de manos de Argenis Serrano, Comunicador Social, Locutor Comunitario, Coralista y Humorista, autor del humorismo SIN CIA.


Este Premio se lo queremos dedicar a la causa por la libertad de nuestros pueblos.


Gracias a Ines de Cuevas y a Argenis Serrano

Archivo del blog