Google+ Followers

miércoles, 1 de septiembre de 2010

FRANKLIN BRITO: SIMBOLO DE UNA LUCHA

1/9/2010
Franklin Brito: Símbolo de una lucha
Franklin Brito es una víctima más -como lo fue el cubano Orlando Zapata Tamayo- de un régimen vergonzoso, que impone a la fuerza sus órdenes contra todo lo justo y noble
El productor murió exigiendo en una tierra -hoy sin ley- sus derechos como venezolano y como ser humano



DIARIO DE AMERICA

Morir por la Patria es vivir...

"Franklin vive en la lucha del pueblo venezolano por el derecho a la propiedad, el acceso a la justicia, por la vida en libertad y el respeto de los gobiernos a los derechos humanos".
Familia Brito

¿Qué se puede decir que no se haya expresado ya, frente al dolor y la impotencia de la gente digna de Venezuela que llora a su primer Mártir?
Franklin Brito es una víctima más -como lo fue el cubano Orlando Zapata Tamayo- de un régimen vergonzoso, que impone a la fuerza sus órdenes contra todo lo justo y noble.

El productor murió exigiendo en una tierra -hoy sin ley- sus derechos como venezolano y como ser humano.
Al final, puro huesos y piel, su corazón no resistió la huelga de hambre y murió sin haber obtenido lo que pedía, que era justicia para su caso en la devolución de sus tierras.
Pese a que medía un metro noventa centímetros, Brito pesaba antes de morir 35 kilos y presentaba un cuadro de crítica hipotermia.

La salud de Brito se había deteriorado en las últimas semanas.
Su hija Ángela Brito declaró el pasado domingo:
"Mi padre colapsó y fue intubado tras presentar deficiencia respiratoria, infección generalizada, pulmonía y el agravamiento de daños en los órganos vitales como el hígado y los riñones".

Brito, murió esperando un pronunciamiento del Presidente Hugo Chávez sobre su caso, que se inició el año 2003, cuando decidió ejercer acciones de protesta por la invasión y expropiación de sus tierras, ubicadas en el asentamiento campesino La Tigrera, en la parroquia Guarataro del Municipio Sucre del Estado Bolívar.

En mayo del año 1999, Franklin Brito compró allí el fundo "Iguaraya". El Instituto Agrario Nacional, IAN, le adjudicó la propiedad y posteriormente el 14 de octubre de 2003, el INTI (nuevo nombre del Instituto) le reconoció la posesión de la misma.

Sin embargo, el INTI otorgó en mayo de 2003, cartas agrarias sobre dos lotes de terreno que abarcaban gran parte de su fundo. Brito denunció esa invasión de su propiedad, debido a que con dichas adjudicaciones se le cortaba la única vía de acceso al lugar.

A partir de entonces, Brito acudió a diversas instancias nacionales e internacionales a denunciar este atropello, lo que también le llevó a realizar varias huelgas de hambre desde el año 2005, siendo las más radicales las que llevó a cabo a partir del 2 de julio de 2009.

El Instituto Nacional de Tierras (INTI) emitió el 4 de diciembre del 2009 un documento administrativo, mediante el cual anuló las cartas agrarias de los terrenos que abarcaron las tierras de Brito. Igualmente, el INTI le garantizó una indemnización por los daños acarreados a él y a su familia.

Pero esto no acabó con los problemas. Brito insistió en que la revocación de las cartas agrarias no era legal y se negó a recibir la indemnización que le ofrecieron, porque consideraba que el proceso no se realizó por los canales regulares.
Días después, inició una nueva huelga en la sede de la OEA en Caracas.

Efectivos de la Policía Metropolitana se presentaron el 13 de diciembre de 2009 en la sede de ese organismo internacional y se lo llevaron a viva fuerza al Hospital Militar.
Sus familiares y su abogado indicaron que el traslado fue contra su voluntad y que éste se negaba a recibir tratamiento médico y consumir alimentos.

Poco después se trató de hacerlo parecer que estaba loco.
Al día siguiente de su internamiento en el Hospital Militar, la Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, manifestó que Franklin Brito no presenta "la mejor condición mental" y aseguró que las demandas del agropecuario habían sido tomadas en cuenta. Indicó que se sugirió la intervención de las autoridades en el caso "para preservar la vida de Brito".
Sin embargo, la familia e informes de la Cruz Roja, el Hospital de Clínicas Caracas y el Colegio de Psicólogos afirmaron que el agricultor estaba en pleno uso de sus facultades mentales.

Brito envió el 27 de diciembre del 2009 una carta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que este organismo intercediera a su favor y dictara una medida cautelar que le permitiera salir del Hospital Militar.

Esta Comisión otorgó a los pocos días el documento a su favor, mediante el cual, se instaba al Gobierno de Venezuela a que permitiera "el acceso, tratamiento y monitoreo de la situación de Franklin Brito por un médico de su confianza y/u ofrecido por la Cruz Roja Internacional".

Franklin Brito decidió reiniciar la huelga de hambre el primero de marzo del 2010, argumentando que el INTI no había cumplido con lo que le prometió en el mes de diciembre y que existían actos de corrupción en la invasión de su fundo. Asimismo, rechazó nuevamente que se le mantuviera en el Hospital Militar.

Brito cumplió el 5 de mayo, 143 días de estar recluido en el Hospital Militar y 65 días de haber retomado su huelga de hambre. Se niegó a recibir alimento e hidratación.

Franklin Brito exigió el 22 de mayo que se legalizara la carta agraria que recibió sobre los titulos de sus tierras y la indemnización del INTI. Aseguró que el dinero que le concedió el Instituto de Tierras no tenía soporte legal y que por eso no lo recibía. Afirmó que no existía documentos que avalaran que los insumos, el tractor y los cheques que le dieron tenían respaldo oficial.

Ángela Brito, su hija y vocera, informó el 5 de junio que el estado de salud de su padre era delicado. Señaló que Brito cumplía ahora una huelga de sed que había comprometido sus riñones.

Familiares y miembros de la sociedad civil solicitaron el 8 de junio al Tribunal 23 de Control, que permitieran que personal de la Cruz Roja Internacional atendiera a Franklin Brito, tal y como lo acordó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en las medidas cautelares otorgadas en enero.

Brito radicalizó el 12 de agosto su huelga de hambre. Su hija informó que su padre suspendería el suero y sólo tomaría agua.

Ángela informó el 17 de agosto, que el estado de salud de su padre era sumamente delicado y se agravaba cada día.
A partir del 20 de agosto Brito estuvo en un coma inducido en Terapia Intensiva.

El 30 de agosto fallece Franklin Brito en el Hospital Militar de Caracas. Los primeros informes señalan que sufrió un infarto. El cadaver no es entregado de inmediato a sus familiares.

COMUNICADO DE LA FAMILIA

En un comunicado, la esposa e hijos y otros familiares de Franklin Brito explicaron las circunstancias del fallecimiento y destacaron su dignidad de hombre recto:

"Hoy 30 de agosto de 2010 el agotado cuerpo de nuestro esposo y padre Franklin Brito, dejó de respirar.

Tras una lucha de más de seis años, más de ocho huelgas de hambre, la mutilación de un dedo y haber sido víctima de una irregular privación de libertad, el cuerpo de Franklin Brito dejó hoy de realizar funciones vitales.

Todo esto no significa, sin embargo, que Franklin Brito ha muerto. Franklin vive en la lucha del pueblo venezolano por el derecho a la propiedad, el acceso a la justicia, por la vida en libertad y el respeto de los gobiernos a los derechos humanos, colectivos e individuales.

Franklin Brito deja de ser carne para convertirse en símbolo y bandera para todos los atropellados por la soberbia del poder, para los ofendidos por la prepotencia de los gobernantes, para los que creen que la verdad y la justicia están siempre por encima de circunstancias y conveniencias.

El cuerpo de Franklin Brito muere en la institución militar donde lo mantenían retenido en contra de su voluntad. El gobierno del Presidente Hugo Chávez ignoró la petición de Franklin, el clamor de su familia y los llamados de los organismos internacionales para permitir que tuviera acceso a asistencia médica elegida por él mismo y, por lo tanto, merecedora de su confianza. Por eso, la familia Brito por ahora se abstiene de emitir opiniones sobre las causas directas del deceso, en virtud de las insólitas e inhumanas circunstancias que lo rodearon.

Pero lo que sí podemos decir desde ya es que la lucha de Franklin Brito sigue. Nosotros, su familia, seguiremos luchando por el patrimonio de sus hijos. Y su consciente sacrificio no será en vano mientras los hijos de Venezuela estén también dispuestos a defender el patrimonio físico y moral de la Nación.

En momento posterior, cuando el dolor nos lo permita, emitiremos una nueva comunicación. Por ahora, sepa Venezuela que a Franklin Brito no pudo vencerlo la agresión, no pudo atemorizarlo la amenaza ni pudo doblegarlo la oferta corrupta. Por eso y por mucho más, en estos tiempos de muerte y dolor Franklin Brito es símbolo de decencia y vida.

Estamos seguros que el alma de Franklin, desde el reino de nuestro señor Jesucristo, nos seguirá iluminando. ¡Porque su lucha, que debe ser lucha de todos, CONTINÚA!

Elena Rodríguez de Brito
Ángela Brito Rodríguez
Francia Brito Rodríguez
Franklin José Brito Rodríguez
José Franklin Brito Rodríguez

Caracas, Hospital Militar
Lunes 30 de Agosto de 2010. 10:20 PM".

Archivo del blog