Google+ Followers

viernes, 25 de diciembre de 2009

Por un Maceo y una Mariana


José Daniel Ferrer García, prisionero de conciencia

24 de diciembre de 2009

Prisión Provincial de Las Tunas, Cuba – www.PayoLibre.com – Desde hoy 22 y hasta el viernes 25, día en que celebramos el más grande acontecimiento de la historia de la humanidad, el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, nuestro salvador, estaré en completo ayuno 72 horas en solidaridad con el prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo y con su valiente madre, esta Mariana del siglo XXI que es Reina Luisa Tamayo.

La madre, una Mariana; el hijo, un maceo. Creo que es lo menos que puedo hacer en solidaridad con ellos y con todos mis hermanos víctimas de incisiva crueldad de la tiranía castrista en una época que celebramos el nacimiento de aquel que comenzó su ministerio público diciendo:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena noticia; para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos; para dar libertad a los oprimidos y a proclamar el año de gracia al Señor”.

No puedo celebrar el nacimiento del que respondió con la parábola del buen samaritano mostrándome indiferente ante el dolor de un hombre de bien que se encuentra en prisión, y que en prisión es torturado. No por asaltar un cuartel o la ambición de poder y gloria, sino por defender pacíficamente los derechos de todos los cubanos; por servir cristianamente a su pueblo.

No puedo satisfacer las exigencias de mi conciencia sólo con la oración, que es importante pero no suficiente en favor de tantas víctimas inocentes, cuando nuestro Salvador bien nos dejó dicho:

“Entonces dirán también éstos: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos? Y él entonces les responderá: En verdad les digo que cuanto dejaron de hacerlo con uno de estos más pequeños, también conmigo dejaron de hacerlo.”

También mi situación es compleja, no lo niego, pero en estos momentos mi corazón está con los hermanos que se encuentran en peores condiciones; en condiciones extremas, como es el caso de Orlando Zapata Tamayo.

“Felices los que tienen hambre y sed de justicia… felices los que trabajan por la paz… felices los que son perseguidos por causa del bien…”, dijo Jesús.

Sembremos el nacimiento de Jesús, pero no olvidemos que la mejor manera de hacerlo es viviendo según sus enseñanzas; actuemos siempre como Él nos mostró con su ejemplo que debíamos hacerlo.

Un fraterno saludo para todos mis compatriotas este 25 de diciembre de 2009; gloria a Dios en el cielo y en la tierra; paz a los hombres que aman al Señor…

José Daniel Ferrer García fue condenado durante la ola represiva del 2003 a 25 años de prisión.

Archivo del blog