Google+ Followers

martes, 26 de mayo de 2009

Francisco Soberón y Valdés….. ¿El nuevo Martin Borman?.









No…no son meras especulaciones ni exageraciones fuera de lugar aunque habría que salvar las distancias históricas y políticas entre ambos personajes.

Pero, ¿acaso no fue Martín Borman el albacea de Hitler y no es Soberón el representante y custodio de la fortuna de Castro?

Soberón un Licenciado en Economía y Ciencias Sociales según el periódico Gramma comenzó su ejecutoria como mensajero en el MINCEX en 1961 y en forma ascendente hace una meteórica carrera hasta ocupar cargos cada ves mas altos y comprometidos con el régimen no es un improvisado en temas económicos, conoce y domina las finanzas internacionales es un hombre entrenado en la mercadotecnia y la banca conoce y domina el cifrado y manejo de cuentas así como la bolsa. Soberón está detrás de todas las actividades económicas importantes en que el castrismo se ha enrolado desde los grandes negocios con la Cherry Internacional hasta la liquidación total de la flota cubana de trasporte marítimo y otros más complejos.

Es Soberón uno de los pocos ministros cubanos en la actualidad que no es militar de carrera aunque se especula su actividad en los servicios secretos castristas dicho de otra forma es un hombre clave en la gestión de las finanzas cubanas.

Aunque Soberón goza de la total confianza del tirano por su incondicionalidad “puesta a prueba” por la dictadura tiene su contrapartida en López Calleja y Julio Casas Regueiro gentes como es sabido de Raúl Castro y que manejan las operaciones económicas del complejo militar industrial y de servicios armados, no obstante ninguno de los dos parece tener la capacidad y relaciones internacionales que este personaje tiene.

Uno de los pilares en los que se apoya el actual ministro de la Banca Cubana es Ricardo Cabrisas un verdadero tecnócrata miembros de los servicios de inteligencias castristas conocedor de la dinámica financiera internacional y que como el no figura entre los generales que hoy pueblan el consejo de ministros en Cuba en el que ocupa el puesto de vice-presidente.

Soberón disfruta de las “mieles del poder” castrista sin haber disparado un tiro pero ha sabido hacerse imprescindible dada su capacidad, astucia y como ya exprese incondicionalidad es por esto que es uno de los pocos que conoce la mecánica de las cuentas personales de Castro y mantiene el tinglado que protege y blinda el dinero que castro a robado en 50 años.
El ministro presidente es el administrador del lavado de dinero de Fidel Castro en el exterior y si aun se mantiene, a pesar de nos ser uno de los hombres de Raúl Castro se debe a ser el artífice de esta trama en la que estan involucrados mas de un banco internacional.

Para corroborar el grado de adulonería y servilismo de este tecnócrata acá les dejo la respuesta que dio a los editores de la revista Forbes cuando está situó al tirano entre los más ricos del mundo cito:

"Afirmamos, con absoluta autoridad moral, y mirando de frente a nuestro pueblo y a la opinión pública internacional que la Revolución cubana y su máximo dirigente constituyen un ejemplo de honestidad y pulcritud en medio de un mundo caótico y corrupto en que el imperio ha sumido a la humanidad"

Estas horrendas mentiras las dijo el nuevo Martín Borman el mismo que ahora se ha convertido en adalid de las consignas apocalípticas del régimen con su “Ahorro o Muerte” el mismo que tiene en sus asqueantes manos la fortuna del sátrapa.

El como la banda de mafiosos que gobiernan a nuestra tierra no sufrirá los apagones la falta de transporte, agua y alimentos la insalubridad, la indigencia e inopia que vive nuestra patria.

Alos que lean este articulo les sugiero urgen en el pasado en la historia de la Alemania Nazi y comprueben la similitud de este individuo con Martín Borman.

Esperemos que el final de este testaferro no sea el mismo que el del ayudante de Hitler y que pueda algún día sentarse en el banquillo de los acusados en el nuevo Neureberg que les espera a la mafia castrista.

Cuba es más pero mucho, mucho más.

Ángel Drag.

AD.

Archivo del blog